Cómo se orientan las abejas de regreso a la colmena desde largas distancias


Las abejas pecoreadoras pueden volar varios kilómetros en busca de néctar, agua, polen y propóleos, comunicando después la localización de estos recursos a sus compañeras en la colmena, mediante una danza que informa sobre la distancia a la que se encuentra la fuente del recurso y la dirección a seguir para encontrarla. Las investigaciones realizadas han demostrado que las abejas logran orientarse en el territorio memorizando puntos de referencia y el panorama de la línea del horizonte, utilizando el sol y la luz polarizada como brújulas e integrando las trayectorias seguidas en el viaje de ida desde la colmena.

 

Investigaciones en las que se ha desplazado de manera experimental a abejas pecoreadoras, liberándolas en lugares situados a distancias de hasta 13 km en las cuatro direcciones cardinales han mostrado que la tasa de regreso a la colmena, la velocidad de regreso y la máxima distancia desde la que son capaces de regresar dependen de la dirección en la que fueron liberadas. Estos estudios han demostrado que la orientación de regreso a la colmena desde largas distancias se ve facilitada por la existencia de puntos de referencia, que actúan como balizas, y posiblemente el panorama de toda la línea del horizonte.

Pahl M, Zhu H, Tautz J, Zhang S, 2011 Large Scale Homing in Honeybees. PLoS ONE 6(5): e19669. doi:10.1371/journal.pone.0019669

Acerca de Francisco Javier Diego-Rasilla

Ph.D. in Biological Sciences. Enjoy teaching and making science. Ongoing research: reptile and amphibian conservation, behavioural studies of amphibians and reptiles, orientation behaviour, magnetic cues in orientation,...
Esta entrada fue publicada en Etología, Orientación y migración y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.